top of page
  • Guillermo Varela Vallespi

¿El fin de una súper burbuja?

Actualizado: 21 sept 2022

En su expresión más amplia, se habla de una burbuja financiera cuando el precio de algo -algún activo- supera por un amplio margen su valor fundamental. De manera inexorable las burbujas financieras desembocan en crisis; algunas incluso tienen el potencial del crear ondas de choque de consecuencias devastadoras para la economía real. Tales fueron los casos de la Gran Depresión, durante los años 30 del pasado siglo, o la más reciente en 2007-2009, debido al estallido de la burbuja inmobiliaria ocurrida en los Estados Unidos, por un lado, y la incapacidad el gobierno griego de honorar sus compromisos financieros, por el otro.


Las burbujas financieras

Las crisis financieras son inevitables en las economías capitalistas; ocurren de manera cíclica. Si bien con frecuencia son causadas por el estallido de alguna burbuja, sus causas pueden ser otras: una guerra o una pandemia, por ejemplo. Lo más común es que cuando las crisis financieras son el resultado del estallido de una burbuja, esta última se circunscriba a una clase de activo particular. Resulta relativamente poco común que diversos activos muestren al unísono desviaciones importantes de sus valores fundamentales.


Aunque prácticamente cualquier cosa tiene el potencial de formar una burbuja -si tiene un precio y un mercado donde se comercializa-, las principales burbujas financieras se pueden compendiar como sigue, según el activo subyacente y el alcance de sus consecuencias:

  • Las burbujas del mercado de acciones: estas burbujas pueden incluir el mercado de valores en general, los fondos cotizados en bolsa o las acciones en un campo o sector de mercado en particular; como las empresas basadas en Internet, por ejemplo, que alimentaron la burbuja de fines de la década de 1990.

  • Las burbujas del mercado de activos que involucran otras industrias o sectores de la economía, fuera del mercado de acciones. Los bienes raíces son un ejemplo clásico.

  • Las burbujas crediticias, las cuales implican un aumento repentino de los préstamos comerciales o de consumo, los instrumentos de deuda y otras formas de crédito: bonos corporativos y del gobierno, préstamos para estudiantes o hipotecas.

  • Las burbujas de materiales y recursos tangibles, como el oro, el petróleo, los metales industriales o los cultivos agrícolas.

Las súper burbujas

En una súper burbuja ocurre al mismo tiempo una sobrevaloración de los valores fundamentales de varias clases de activos. Esta sobrevaloración es generalmente inducida por un sentimiento de optimismo desmesurado. La historia recoge varios ejemplos de súper burbujas:

  • Estados Unidos (1973): sobrevaloración simultánea del mercado de acciones, el mercado de bonos y el mercado de materias primas (especialmente el petróleo);

  • Japón (1989): sobrevaloración simultánea del mercado de bienes raíces y el mercado de acciones;

  • Global (2006): sobrevaloración simultánea del mercado de bienes raíces y el mercado de acciones;

La súper burbuja actual

En este momento somos testigos de una súper burbuja sin precedentes -en proceso de estallar- pues concurre una sobrevaloración simultánea no de uno, dos o tres clases de activos, sino de al menos cuatro: mercado de acciones, mercado de bonos, mercado de bienes raíces y mercado de materias primas.


Si tomamos como referencia a los Estados Unidos, la mayor economía mundial, vemos que:


Mercado de bienes raíces

  • El Shiller House Price Index ha aumentado casi de manera vertical desde el comienzo de la pandemia;

  • El porciento de crecimiento anual de los precios de las propiedades desde el comienzo de la pandemia roza el 20%;

Mercado de acciones

  • El Shiller Cyclically Adjusted Price to Earnings Ratio se sitúa aún casi dos desviaciones estándares por encima de su valor de referencia. Este índice permite tener una idea de cuan cerca o no el mercado de acciones refleja su justo valor;

Mercado de bonos

  • Aunque no existe un índice para medir cuán lejos o cerca se está de su justo valor, sí se observa que el rendimiento de los nuevos bonos del gobierno americano (1 año, 10 años y 20 años) ha comenzado a aumentar de manera significativa después de la pandemia, como consecuencia del incremento de las tasas de interés, lo cual a su vez ha provocado una caída marcada del precio de los bonos existentes.

Mercado del petróleo y sus derivados

  • A pesar de que la gasolina ha dado señales de estabilizar su precio, aún se encuentra lejos de alcanzar sus niveles prepandémicos;

  • Por otro lado, los precios del gas natural se han disparado en Europa, debido al conflicto en Ucrania;

El estallido de la burbuja

Cuando una burbuja estalla, los precios de los activos cambian su curso y descienden tan rápidamente como habían ascendido. Muchos inversores y especuladores quieren entonces liquidar esos activos a cualquier precio -para no perder sus ganancias- creando una espiral en la cual a medida que la oferta supera a la demanda, los precios de esos activos siguen cayendo bruscamente.


A pesar que desde comienzos de 2022 los precios de los principales mercados de activos comenzaron a revertir su curso, como consecuencia de la política monetaria restrictiva implementada por los bancos centrales, todavía esos activos no reflejan su justo valor y se encuentran en territorio de sobrevaloración, por lo que existe la posibilidad real de que continúen disminuyendo su precio.


En otras palabras, el valor de tu cartera de inversiones puede continuar decreciendo de manera rápida y significativa. ¿Hasta cuándo y hasta dónde continuarán su descenso? ¿Cuánto será su alcance en la economía real?


No existe aún una respuesta precisa para esas preguntas. Por el momento, mucho dependerá de la evolución de:

  • La política monetaria actual de los bancos centrales;

  • El conflicto en Ucrania;

  • La situación en China;

Es entonces particularmente aconsejable estar atentos. Y, sobre todo, evitar caer en pánico.


Importante: Las opiniones expresadas en este artículo se basan en las condiciones actuales del mercado y están sujetas a cambios sin previo aviso. Su contenido no está destinado a proporcionar asesoramiento de inversión. Las previsiones expuestas en él no son garantías de rendimiento; implican riesgos, incertidumbres y suposiciones. Aunque estas suposiciones nos parecen razonables, no hay seguridad de que se confirmen.

 

Pero si piensas que necesitas más información sobre este tema y una asesoría formal para tu proyecto personal, me puede contactar vía Zoom. Es gratis y sin ningún tipo de compromiso.


Recuerda: no dejes para mañana lo que debiste hacer ayer.

bottom of page