top of page
  • Guillermo Varela Vallespi

Hacer tu presupuesto en 3 etapas

Actualizado: 18 oct 2022

¿Por qué tener un presupuesto?

Según la Agencia para el consumo en materia financiera de Canadá, cerca del 51 % de los Canadienses no tienen un presupuesto familiar. Las principales razones detrás de esta estadística serían la carencia de interés o de tiempo, además de cierto sentimiento de incapacidad para la gestión de las finanzas personales.


Sin embargo, según la "Encuesta canadiense sobre las capacidades financieras de 2019", las personas que estructuran un presupuesto son menos susceptibles de incumplir sus obligaciones financieras, gerencian sus finanzas de modo más eficaz, tienen menos tendencia a vivir por encima de sus posibilidades y tienden menos a endeudarse para poder cubrir sus gastos.

Contar con un presupuesto organizado te permitirá, entre otros elementos:

  • Saber a dónde va tu dinero y establecer límites a tus gastos;

  • Determinar cuánto de tu dinero puedes poner de lado;

  • Destinar de manera optima una parte de tus ingresos al pago de las deudas;

  • Sentirte en control de tus finanzas;

  • Ahorrar para proyectos importantes, como un viaje o hacer renovaciones;

  • Vivir tu vida según tus posibilidades reales;

  • Reducir tu estrés en relación con la gestión del dinero;

Las etapas a seguir para crear tu presupuesto

Crear tu propio presupuesto mensual es mucho más sencillo de lo que puedes imaginar. Generalmente, conlleva seguir tres etapas, las cuales te comento a continuación:


1) Determina tus objetivos

Durante esta primera etapa debes de tomar en cuenta los proyectos concretos que te gustaría poder realizar con tu dinero. Luego, vas a proponerte una fecha a la cual desearías medir el cumplimiento de este objetivo. Aquí te enumero algunos ejemplos de objetivos que podrías incluir en tu presupuesto:

  • Un proyecto de viaje;

  • Reembolsar el saldo total o parcial de una tarjeta de crédito;

  • Economizar para comprar una casa o un condo;

  • Invertir para los estudios postsecundarios de tus hijos;

  • Contribuir un monto fijo y recurrente a tu REER y/o tu CELI;

  • Reembolsar una deuda personal;

  • Crear un fondo de urgencia para cubrir gastos imprevistos;

Es muy importante que te establezcas objetivos que sean, a la vez, realizables e importantes para ti y tu familia.


2) Haz el cálculo de tus ingresos y de tus gastos

La segunda etapa es sin duda la más larga. Se trata de hacer el inventario de todas tus entradas de dinero y de todos tus gastos fijos. Para ayudarte, recopila todas tus facturas durante un mes y consulta el extracto de transacciones disponibles en tu cuanta bancaria.


3) Ajusta tu presupuesto cada mes

Finalmente, al terminar el mes, realizas el cálculo siguiente :


TUS INGRESOS MENSUALES – TUS GASTOS MENSUALES.


El número que resultará de esta sustracción (en principio, positivo) es lo que eres capaz poner de lado cada mes para tus proyectos. Si el número es demasiado pequeño, verifica si alguna categoría de gastos podría ser menos elevada el mes próximo, como las salidas a restaurantes o la compra de un café ocasional.


Algunas recomendaciones generales que te ayudarán

Aquí te dejo, además, algunos consejos a tomar en cuenta con el fin de que tu presupuesto sea óptimo y que puedas mantenerlo a lo largo de los años:

  • Prevé un margen de maniobra: resulta a menudo más prudente redondear tus gastos a la alza con el fin de asegurar una disponibilidad de capital para cubrir posibles imprevistos.

  • Identifica los gastos repetitivos e innecesarios : al seguir tu presupuesto mensualmente, identificarás gastos recurrentes que podrían ser reducidos o eliminados; el ejemplo clásico es el pequeño latté que compras camino al trabajo...Reflexiona, tres cafés a 5 $ cada semana representan 780 $ al final del año.

  • Prevé los gastos que regresan a cada año en momentos fijos: la matrícula del auto, el servicio de desnevado y los impuestos sobre la propiedad son ejemeplos de gastos que puedes prever en tu presupuesto con el fin de asegurarte que tendrás el dinero necesario cuando llegue el momento de pagarlos.

  • Ajusta tu presupuesto cuando ocurra un cambio en tu vida: cuando tu salario cambia o que experimentas un nuevo acontecimiento importante en tu vida (como la llegada de un hijo o la compra de una propiedad), toma el tiempo de ajustar tus previsiones presupuestarias, cuestión de evitar las malas sorpresas o crearte un estrés financiero innecesario.

 

Si piensas que necesitas más información sobre este tema para tu proyecto personal, te invito a contactarme . Es gratis y sin ningún tipo de compromiso.


Recuerda: no dejes para mañana lo que debiste hacer ayer.

bottom of page