top of page
  • Guillermo Varela Vallespi

Inversiones: respondiendo a los sesgos del comportamiento

Todo el mundo tiene sesgos; está en la naturaleza humana tenerlos. Pero cuando se trata de invertir dinero, los sesgos pueden tener consecuencias costosas. Reconocer y responder a los sesgos del comportamiento es crucial para cualquier inversor que quiera mantenerse a la vanguardia y evitar así resultados subóptimos o incluso desastrosos.


Existen varios tipos de sesgos del comportamiento que pueden afectar particularmente a los inversores; algunos de los más comunes incluyen los siguientes:


Tipos de sesgos con efecto marcado en los inversores

El efecto de disposición

Se manifiesta cuando los inversores venden activos ganadores demasiado pronto y se aferran a los perdedores con la esperanza de que recuperen el valor perdido.


Exceso de confianza

Ocurre cuando los inversores creen que son más inteligentes de lo que realmente son y toman decisiones basadas en esta falsa creencia.


Anclaje

Sucede cuando los inversores se fijan en una sola pieza de información y se niegan a moverse de ella, incluso frente a nuevas evidencias.


Mentalidad de rebaño

La mentalidad de rebaño es la tendencia a seguir ciegamente lo que otros están haciendo sin tomarse el tiempo para hacer su propia investigación o pensar por sí mismo. Cuando se trata de invertir, esto puede llevarte a comprar activos simplemente porque son populares, sin considerar si realmente son una buena inversión para ti.


Temor a quedar fuera

Es la tendencia a querer comprar un activo, generalmente una acción o un bien raíz, simplemente porque su precio está subiendo y no deseas perderte las ganancias potenciales que otros están teniendo. Este sesgo a menudo lleva a los inversores a comprar activos a precios inflados, justo antes de que alcancen su punto máximo y comiencen a caer.


Sesgo de actualidad

El sesgo de actualidad se refiere a nuestra tendencia a sobre ponderar la información y las experiencias recientes al tomar decisiones. Esto puede llevar a los inversores a perseguir el rendimiento pasado, comprando activos simplemente porque han aumentado de valor recientemente, sin considerar si es probable que continúen aumentando su valor en el futuro.


Los anteriores son solo algunos ejemplos de sesgos de comportamiento que pueden hacer tropezar incluso a los inversores más inteligentes. Entonces, ¿qué se puede hacer para mitigar el impacto de estos sesgos?


Tres pasos para responder a los sesgos del comportamiento

  1. El primer paso es reconocer que tienes prejuicios. Esto puede parecer una obviedad, pero es importante ser honesto contigo mismo acerca de tus propias tendencias. Si no eres consciente de que los sesgos forman parte de la naturaleza humana, será más probable que te encuentres tomando decisiones basadas ellos.

  2. El segundo paso es investigar, escudriñar. Una vez que sepas cuáles son tus propios prejuicios, puedes comenzar a contrarrestarlos con sensatez y análisis. Por ejemplo, si tiendes a vender ganadores demasiado pronto, comienza a mirar los datos históricos para ver cuánto tiempo tardan normalmente las acciones en recuperarse después de una caída. Esto te ayudará a aferrarte a tus ganadores por más tiempo y evitar venderlos prematuramente.

  3. El tercer paso es mantenerte disciplinado. Incluso después de haber reconocido tus sesgos más probables y haber realizado un análisis exhaustivo del efecto que generan en la toma de tus decisiones, puede ser difícil mantenerte disciplinado frente a la volatilidad del mercado. Aquí es donde trabajar con un asesor financiero puede ser útil. Un buen asesor te mantendrá enfocado en tus objetivos a largo plazo y te ayudará a cumplir con tu plan de inversión en tiempos de agitación e incertidumbre.

Conclusión

Los sesgos del comportamiento son una parte integral de la naturaleza humana, pero pueden tener consecuencias costosas cuando se trata de invertir. Reconocer y responder a estos sesgos es crucial para cualquier inversor que quiera mantenerse a la vanguardia. Al seguir los tres pasos descritos anteriormente: reconocer tus sesgos, hacer tu propia investigación y mantenerte disciplinado, puedes ayudar a mitigar su impacto en tu cartera de inversiones.

 

Importante: Las opiniones expresadas en este artículo se basan en las condiciones actuales del mercado y están sujetas a cambios sin previo aviso. Su contenido no está destinado a proporcionar asesoramiento de inversión. Las previsiones expuestas en él no son garantías de rendimiento; implican riesgos, incertidumbres y suposiciones. Aunque estas suposiciones nos parecen razonables, no hay seguridad de que se confirmen.


Pero si piensas que necesitas más información sobre este tema y una asesoría formal para tu proyecto personal, me puede contactar vía Zoom. Es gratis y sin ningún tipo de compromiso.

Recuerda: no dejes para mañana lo que debiste hacer ayer.

bottom of page