top of page
  • Guillermo Varela Vallespi

Qué debes saber sobre el seguro hipotecario (I)

Actualizado: 27 mar 2022

Uno de los seguros que están presentes cuando decides comprar una propiedad es el seguro hipotecario (no confundir con el seguro de préstamo hipotecario o seguro de la SCHL). El seguro hipotecario es un producto que ofrece la institución que financia tu hipoteca. El seguro hipotecario puede cubrir contra tres riesgos:

  1. Fallecimiento: cubre el saldo de tu hipoteca (siempre);

  2. Incapacidad para trabajar por enfermedad o accidente: cubre el pago de tu hipoteca (opcional);

  3. Enfermedad grave (cáncer, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, entre otras): paga una suma global si eres diagnosticado con una enfermedad grave, bajo ciertas condiciones (opcional).

Cómo funciona en la práctica

  • Tú no eres el propietario del contrato: es la institución financiera;

  • Ni tú ni nadie de tu familia es beneficiario de la póliza (en caso de fallecimiento): es la institución financiera;

  • Las primas que pagas son calculadas no de acuerdo a tu estado de salud y estilo de vida sino en función del estado de salud y estilos de vida de todos los miembros del contrato;

  • Se trata de un seguro colectivo;

  • La consecuencia, como regla es más caro que un seguro personal, en algunos casos hasta en un 40%;

  • En caso de fallecimiento, la institución financiera tiene hasta 90 días para ejecutar la póliza; período durante el cual tu familia deberá asumir el pago de la hipoteca. Además, y esto es muy importante, si no eras asegurable en el momento de la firma, podrán negarse a pagar el saldo de la hipoteca y solo rembolsar las primas abonadas (la ley lo reconoce así). En este tipo de seguro la compañía aseguradora que representa a la institución financiera solo investiga tu asegurabilidad después de tu muerte;

  • Las primas (lo que tú paga) pueden no estar garantizadas y cambiar con la edad, lo cual significa que podrían aumentar, aunque el saldo de tu hipoteca disminuya;

  • Si al término de la hipoteca (momento de refinanciar el crédito, generalmente cada 5 años) deseas hacerlo con otra institución financiera que te ofrece una mejor tasa de interés, deberás adquirir otro seguro, el cual será más caro debido a tu edad. Además, si tu estado de salud se deterioró durante este período, la nueva institución puede declinar tu pedido de refinanciamiento;

  • Si tu pareja no aparece como codeudora en el contrato de la hipoteca, o cualquier otra persona de interés especial para ti, ellas no pueden ser aseguradas;

  • El seguro hipotecario no puede ser transformado en seguro de vida permanente;

  • El personal de la institución financiera que te ofrece el seguro no está obligado a tener una formación especializada o un certificado a tales efectos emitido por la AMF (Autorité des Marchés Financiers);

  • Solo podrás asegurarse por el monto de la hipoteca;

De toda evidencia práctica, el seguro hipotecario ofrecido por las instituciones que financian tu hipoteca no son la mejor solución en caso de una eventualidad.

La solución: un seguro personal, sobre el cual estaré escribiendo en la próxima entrega.


 

Si piensas que necesitas más información sobre este tema para tu proyecto personal, me puede contactar vía Zoom. Es gratis y sin ningún tipo de compromiso.


Recuerda: no dejes para mañana lo que debiste hacer ayer hacer ayer.

bottom of page